22/2/09

Simplemente Google

A raíz de la relevancia y poder que Google ha adquirido en nuestras existencias, tanto que nos ha vuelto google-dependientes, uno mira su interior e intenta hacer balance. El asunto es que sale un nuevo producto que ensancha los alcances de Google y volvemos a quedar en ascuas.
Porque Google es algo más que un motor de búsqueda (search engine). Usted escribe los términos de búsqueda en google search engine, oprime enter y sosténgase duro, toda la información disponible en la red es suya en cuestión de segundos. Desde comparar precios o saber sobre un personaje, hasta hacer cuentas (google calculator).
Como toda empresa constituida y aras de su crecimiento, Google tiene una misión, según he estado leyendo: “organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil”.
Aparentemente Google es otro más de los motores de búsqueda de la Web; pero google llegó limpiando el home del motor de búsqueda cual lo habían concebido sus antecesores, dejando una apariencia limpia cual la que tiene en la actualidad. Ya bajo su presuntamente simple interfase, la gente se encuentra un poderoso motor de búsqueda cuyo funcionamiento es sinónimo de rapidez y eficiencia. Fácilmente google puede responder una consulta en menos de 20 segundos. Pero el secreto de la fórmula de google no es tanto las búsquedas como tal, sino la manera en que hace las búsquedas, cómo por medio de un algoritmo sofisticado calcula el pagerank que asigna a las páginas web y lista en función de ese cálculo. ¿Pagerank? Una fórmula que tiene en cuenta la cantidad de enlaces hacia una URL, el anchor text (la palabra desde que hacen el hipervínculo), la antigüedad del sitio y otra cantidad de parámetros. Por eso hay mucha gente que alardea de saber Google SEO y trata de engañar al buscador para aparecer en los primeros puestos de las búsquedas.
Pero lo que sostiene a google como líder en innovación es su manera de hacer negocios, poniendo contenidos y utilidades gratis, genera ingresos por concepto de publicidad, Google Adwords para los anunciantes y como Google Adsense para los editores; en esta intermediación quedan unos cuantos dólares para sostener al gigante.
El asunto es que con la crisis mundial, los ingresos vienen en picada y eso asusta; los webmasters y blogger recurrimos a todo el arsenal de optimización tratando de sostenernos; ¿hasta cuándo seguirá esta constante?

Leer también: En tiempos de crisis , Google links