2/11/09

Virus, gusanos y troyanos

En virus, gusanos y troyanos, intentaremos resumir cómo funcionan cada uno de ellos, sus diferencias y modos de ataque.
Los virus, como ya sabemos, infectan a otros programas, es decir, se alojan dentro de una aplicación "legal" y la alteran para tomar el control al  momento de ser ejecutada.
Los gusanos no infectan a otros programas ni necesitan esconderse, son autosuficientes y se propagan al máximo, haciendo copia de sí mismos en el mismo computador y en otros a los que puede llegar por internet. O sea que tanto virus como troyanos "adquieren sentido" en tanto se propagan.
Los troyanos no tienen como aliciente propagarse sino tomar el control del sistema infectado, luego de lo cual hace (quien quiera que haya hackeado el sistema), lo que se le ocurra.
El proceso de contaminación de los virus básicamente consiste en adherir el código suyo al programa "escogido" para modificar a su portador, de modo que al ser ejecutado dicho programa, priorice el accionar el componente nefasto en nuestro sistema.
Los gusanos se propagan fácilmente por internet.
El proceso infeccioso de un troyano, empieza cuando logra ser ejecutado sin que el cándido e inocente usuario lo sospeche, simulando ser un parche, un demo, imágenes, documentos de interés y cosas así.
Virus, gusano y troyanos: algo que un buen antivirus, acaso controlaría.